Esto me pasó con la dieta Keto

Ha sido un proceso largo este encierro de pandemia. No sé ustedes, pero yo al menos he aprendido muchas cosas en este tiempo que hemos estado sin tantas actividades cotidianas por hacer.

A muchos les dio por hornear, a otros por la jardinería, a otros por aprender a bailar, a mi me dio por cambiar mis hábitos alimenticios, aprender más sobre mi cuerpo, mis necesidades y cambiar poco a poco mi estilo de vida.

Cada año, uno de mis propósitos (el que nunca podía faltar) era bajar de peso. Siempre he estado en esa lucha ya que la mayor parte de mi vida he tenido sobrepeso. Y siempre pasaba lo mismo; iniciaba con mucho ánimo, hacia mi cita con la nutrióloga, ella me daba mi dieta hipocalórica, hacía mi super para toda la semana, preparaba mis 5 comidas al día y comía.

La dieta funcionaba, porque la llevaba al pie de letra, perdía algunos kilos, me sentía bien y seguía adelante, al cabo de algunas semanas, seguía bajando y eso hacia que me sintiera bien, sin embargo; la comida comenzaba a fastidiarme, cuando perdía algunos kilos, se me hacía fácil romper la dieta, “¿Qué puede pasar? Solo son unos taquitos de más, además me los merezco”.

Al cabo de algunas semanas, omitía le menú y le seguía por mi cuenta porque “que al cabo ya le sé a la comida”. Y pues poco a poco dejaba de perder peso y en el peor de los casos, incluso subia de peso.

El problema que ese tipo de dietas hipocalóricas, llegan a ser nada sostenibles. Tienen muchos factores en contra: No son económicos los ingredientes, algunos ingredientes difíciles de conseguir, tienes que cocinar mucho, 5 comidas al día (quien tiene tiempo de sentarse a comer 5 veces al día???), porciones pequeñísimas, te la pasas con hambre todo el santo día y siendo sinceros, a quién se le antoja un apechuga de pollo sin nada de grasa y solo verduras?

Quería que el 2020 fuera mi año pero pronto se dio el anuncio de la pandemia mundial, la cuarentena y el inevitable cambio de normalidad que ahora estamos viviendo. Si bien mi deseo era bajar de peso, ahora que era oficial que las personas con sobrepeso eran personas de riesgo, tenía que bajar de peso sí o sí, no quería estar en riesgo.

Para ese entonces contaba con 40 kilos de sobrepeso y haciendo cuentas, según mi experiencia de dietas hipocalóricas; me llevaría AÑOS bajarlos. Quería ver resultados diferentes esta vez, entonces tenía que pensar fuera de la caja.  

Para ese entonces casi no se escuchaba nada sobre la dieta Keto, apenas se llegaban a escuchar algunos comentarios, sobre todo de personas de estados unidos y de algunos influencers de nutrición y deportes. Había escuchado comentarios sobre dieta cetogénica y ayuno intermitente. Y al inicio pensé, “no comer pan, harina ni azúcar…. lo de siempre”

En Facebook vi que una amiga había comenzado con esta dieta loca y vi que tenia resultados muy rápidos, justo lo que necesitaba y dije: “¿Por qué no intentar algo diferente?” cuando puse en twitter que iniciaría con la dieta Keto, hubo muchos comentarios en contra, muchos de ellos hablando que no es una dieta saludable, que no debería hacerlo, que entraría en ketoacidosis etc.

La verdad que no había manera de saber si eso iba a funcionar o no más que intentándolo; decidí contactar a la nutrióloga de mi amiga en Facebook y seguir con el proceso. Inicié con mucho ánimo. En twitter inicié el hilo #Reto21DiasKeto con buenos resultados. Hoy han pasado casi 8 meses y finalmente me quité todo el peso extra que tenía.

Compartí mi proceso de 21 en twitter

Si hace 8 meses me hubieran dicho que bajar de peso era la cosa más sencilla del mundo, no les hubiera creído; es más si me hubieran dicho que era posible perder todo ese peso comiendo lo que me gusta; me hubiera reído.

Hoy me doy cuenta de que no solo era posible, sino que fue un proceso rápido y si eso te parece poco, fue aparte un proceso muy fácil el cual estoy disfrutando mucho.

Si quieres ver resultados diferentes, haz cosas diferentes, busca una dieta que te funcione a ti, que se adapte con tu estilo de vida, con tu forma de ser, con tus preferencias a la hora de comer. Si estas en un proceso o régimen alimenticio que no disfrutas, ESO NO VA A FUNCIONAR, porque no va ser sostenible, nunca se va a convertir en tu estilo de vida e irremediablemente regresaras a comer lo que te gusta y romperas tu dieta, entonces deja de hacerlo y busca otra opción.

La dieta Keto se acomoda perfecto a mi estilo de vida, el tipo de comida, la forma en que hay que comer, los horarios, los ayunos intermitentes, todo es justo lo que me gusta y es algo que no voy a soltar. Es algo con lo que quiero continuar, sobretodo porque me ha hecho sentir joven otra vez.

Este es el resultado después de 7 meses y medio. 40 kilos menos. Ojalá tu también lo puedas experimentar.

En el blog: https://www.ladietaketo.com.mx les estoy compartiendo más información sobre la dieta keto, con la cual puedes iniciar si eres principiante.

Déjame un comentario.