ya huele a navidad

Este fin de semana pasado tuvimos cambio de horario en México, al menos en mi zona horaria, es el cambio de horario que me gusta; ya sabes, una hora más ese fin de semana y es muy fácil despertarse temprano para ir a trabajar entre semana. O sea… todo chido. Esas cosas que ponen a la gente de buen humor.

No puedo creer que ya estemos a unos días de noviembre, prácticamente tres días. Que alguien me explique cómo paso eso ¿En qué momento? En fin, llegamos a esa época del año dónde todo es felicidad y buena voluntad (disque).  

Sinceramente desde que cambié de trabajo no he tenido finales de año relajados, siempre tenemos fechas de cierre unos días antes de la víspera de navidad, y es salir en fecha o salir en fecha; ya sabes, dónde manda capitán… Eso implica días de trabajo de 16 horas como mínimo; ya qué. Después de una semana con esos horarios creme que disfrutas al 100% las vacaciones, prácticamente te saben a gloria.

Parece una locura, pero esta época del año se puede percibir mas allá del calendario; por medio de los sentidos. Hay ciertos aspectos con los que te das cuenta de que ese tiempo está cerca.

No sé si acaba de entrar algún frente frío o una cosa de esas, pero hoy en la mañana lo sentí diferente, más frio, había neblina, la gente de buen humor porque durmió más, en el trabajo un poco más relajados y amables, y de repente respiro profundo al salir de casa y un ligero olor a pino y hierba fresca… “ya huele a navidad”.

En lo personal es de mis épocas más felices porque es cuando ajusto mis vacaciones y vienen dos viajes muy divertidos en el mes de noviembre. Además, se acerca navidad y me gusta pasar tiempo en familia, comiendo, descansando y durmiendo sin despertador.

Disfrútenlo  

Déjame un comentario.