¿Qué la tecnología nos aleja de las personas?

Desde hace mucho que soy adicto a la tecnología, desde siempre fue de mi elección algún dispositivo electrónico antes que cualquier otra cosa, en navidad mis peticiones siempre eran consolas de videojuegos, juegos para las consolas que ya tuviera, o algo con circuitos electrónicos dentro. En resumen soy un geek (más bien nerd matadito). Siempre tengo algún gadget en mi mano y recibo siempre comentarios de mis compañeros por ejemplo: “debería de ponernos atención a nosotros antes que al celular” que “la tecnología aleja a las personas” que “es una falta de respeto” y muchas frases de ese tipo.

La verdad es que si, cualquier exceso siempre es malo, por ejemplo mi día de “unplugged” de las redes sociales, son el sábado y el domingo, son los días que no trabajo y que puedo permanecer, un poco, más alejado de las computadores y las redes sociales. (e irónicamente hoy es sábado y estoy actualizando mi blog).

Siempre la opción más sana es buscar un equilibrio. En fin, algo que en verdad es bueno de la tecnología, que también es muy curioso, aparte de alejarnos de la gente que está en nuestro alrededor, nos acerca de la que está lejos.  Hace poco recibí un mensaje de voz de mi pequeño sobrio, a él solo lo veo los domingos, ya que, aunque estamos en la misma ciudad, no vivimos tan cerca y es casi imposible verse a diario.

Fue muy emocionante y tierno escuchar el mensaje de voz de mi pequeño sobrino, saludándome.

Como te podrás dar cuenta ha comenzado a hablar un poco más claro, no te puedo explicar lo que sentí al escucharlo.

Creo que nunca dejaré de ser adicto a los medios y a la tecnología, siempre me ha mantenido cerca de mucha gente a la que amo y que no siempre la tengo a mi lado. Las personas se quejan mucho de la tecnología, pero curiosamente solo es gente que está alejada de los medios y que se está perdiendo la oportunidad de estar cercana a gente que puedo apostar que ya hasta olvidaron, por muchas otras razones.

¿Realmente la tecnología nos aleja? Yo lo pensaría dos veces…

 

Déjame un comentario.