No soy de los que hace propósitos de inicio de año…

Para ser sinceros, no soy de los que acostumbra hacer esas actividades esotéricas y un tanto ridículas al inicio del año para adquirir suerte; tampoco soy de los que hace propósitos de inicio de año, los cuales sé que dejaré a la segunda semana de enero. Sin embargo este año si quise esforzarme por lograr solo dos cosas, una era como algo que siempre he querido hacer y la otra era una necesidad en mi vida.

Ese “algo que siempre he querido hacer” es viajar, amo viajar, conocer otros lugares, otras costumbres, otros idiomas, otras comidas y todo lo que ello conlleva. Este año me esforcé por viajar, conocí muchos lugares de Jalisco los cuales no conocía, pero sin duda el viaje más importante que haré será en unos cuantos meses; visitaré una de mis ciudades de ensueño, Nueva York, en la época más bonita del año, después de navidad y la víspera de año nuevo. Es cierto que este año logre no solo viajar más sino, que visitaré esta ciudad que desde hace muchos ayeres la traía en la mira. Mi meta es conocer una lista grande de ciudades, y la lista si la tengo. Espero que cada uno de las ciudades en ella, puedan estar visitadas, eso seria totalmente satisfactorio.

La segunda “cosa necesaria” era aprender a decir que “no” cuando en verdad quiero decir “no”, no se si solo sea problema mio, o mi enfermiza necesidad de agradar a las personas y querer ser amable, pero había adquirido muchas responsabilidades que estaban acabando con mi tiempo libre, había incluso suprimido tiempo importante para mí, tiempo personal para estar conmigo mismo, tiempo de sueño e incluso tiempo que debe de estar destinado a descanso y diversión. No quiero parecer un tanto dramático, pero ya había llegado a sentir que en verdad era un problema, había llegado a sentir que todo lo que hacía eran cosas que en verdad le importaban a otras personas y no a mí. Este año me ayudó a centrarme en lo que realmente quería, aclarar mi mente y tener muy claras mis metas y mis deseos. Sé que ha raíz de esta decisión muchas personas creen que soy alguien pedante o incluso que cambié, negativamente, mi manera de actuar. La verdad es que fue todo lo contrario, ahora me siento más satisfecho con lo que hago y con el tiempo que tengo para mí. Siento que por fin tengo claridad en mi mente. Me siento algo mal por aquellos que piensan que estoy enojado, pero ahora es tiempo de hacer lo que tengo que hacer y luchar por lo que quiero luchar.

Este año me esforcé solo por dos cosas y estas me están dando satisfacciones, espero lograrlo no solo hasta el último día de este año en curso, sino para toda mi vida. Creo que en cierta manera afecta el pasar la brecha de los veintitantos y llegar a los treintas, lo cual me parece fabuloso, ahora puedo pensar con la cabeza fría, muchas cosas que había dejado para después.

Que más sigue, no necesito una víspera de año nuevo para decidir que lograr el siguiente año, pero sin duda el comenzar el año en el time square, me dará muchas cosas que pensar, espero que los retos y los propósitos sean tan importantes y tan grandes, como esa ciudad.

Déjame un comentario.