De esas charlas de café.

Entre trabajo, clases, horarios, entradas y salidas. A veces se me olvida el platicar conmigo mismo. Es éste pequeño y a veces insignificante tiempo que le dedico al blog, ese tiempo es mi plática personal. Es como cuando te echas un buen café con el mejor de tus amigos. Ese cafecito cargado que se antoja devorarlo a pequeños sorbos. Me molesta el no saber organizar mi tiempo y tener esta charla conmigo a Diario.

A veces se me olvida la forma en que se leen mis líneas, a veces las he dejado de leer; busco inspiración pero ésta parece que se ha secado o simplemente se tomó un tiempo fuera, un tanto largo, que se antoja para no volver.

Es necesario el desahogo que llego a sentir al escribir estas líneas; sabes tal vez solo tu me estas leyendo, y cuando escribo ‘solo tu’, obvio que me refiero a mi mismo, sin embargo el leerme a mi mismo me produce una sensación un tanto extraña, ya sabes, como ese dolorcito que se siente rico. A veces me gusta mucho lo que escribo y me gusta más al leerlo, en otras veces no me gusta ser tan sincero en las líneas, porque al releerlas duele un poco, pero igual sirve como un escape.

Así son las platicas en el café unas veces se disfrutan, otras no tanto, pero siempre son necesarias. Al comenzar este post no sabia de que escribir, en este momento no se como terminar, pero lo que si se es que me di mi tiempo de sacar un poco lo que tenia adentro, y estoy seguro que al estar leyendo estas líneas te sientes un poco mejor de cuando las escribiste, obvio me refiero a mi mismo otra vez; el de la platica de café, esa platica que se hace a si mismo.

Este soy yo a veces loco, a veces cuerdo, que se platica a si mismo, pero que siempre encuentra en esa plática, esa sensación reconfortante.

Si llegaste, hasta este post perdido navegando por internet, considérate el de la cafetería que escucha las conversaciones ajenas, muy atento como queriendo descubrir los secretos de los que soplan la taza de café de la mesa de al lado, si fue así, voltea y salúdame y dime como estás; fácil deja un comentario, y dime si tu también gustas de charlarte a ti mismo.

JesusRosas.

Justificación de post: No se de donde salió, dejé que los dedos se movieran sobre el teclado mientras la mente divagaba.  

Déjame un comentario.